Skip to main content

Por qué SOLO uso GNU/Linux

Después del éxito que está teniendo Debian en el caso de un familiar, Jose, estoy aún más convencido de la importancia de difundir el uso y la filosofía del software libre. Comparto unas conclusiones básicas que enlazo con mis tres razones fundamentales para rechazar software propietario y/o privativo en todos los aspectos de mi vida.

  1. Hasta ahora, Jose no ha puesto ninguna pega en cuanto al rendimiento o a la manera de “manejar” el ordenador. De hecho, le sorprende que ahora vaya tan “suelto” y me ha encantado descubrir que ha estado viendo vídeos en YouTube en modo HTML5 sin saberlo. Es cierto que el uso principal es la navegación en la web, pero cae el mito de que “usar Linux es difícil”. Las únicas consultas que me ha tenido que hacer han sido acerca de abrir archivos PDF (no le instalé evince con XFCE, se solucionó con un simple y rápido apt-get) y sobre configurar Icedove para recibir su correo (también me hubiera consultado en Windows, en Mac o en un móvil). Aún no ha necesitado usar Skype, pero ya tiene Jitsi preparado para cuando requiera hacer una videollamada a su sobrino.
  2. Si a Jose ya le va bien usar GNU/Linux, ¿por qué ha tenido que pagar la licencia de Windows 7 obligatoriamente? Una licencia oficial es un dinero extra que perfectamente nos podríamos ahorrar. Por no hablar de que usando GNU/Linux tampoco necesitaremos un antivirus de pago (o uno gratuito que nos llene de publicidad el ordenador). Además de tener que comprar la licencia por cojones es posible que un día la propia compañía deje de soportar ese sistema operativo (como hemos visto con el caso de Windows XP) y te obligue a comprar la nueva versión y, seguramente, a actualizar tu hardware. Es exactamente cómo funciona la obsolescencia programada, con el plus de que nunca sabes cómo está programado el software que hace funcionar tu máquina y qué relaciones tienen las compañías que desarrollan el sistema operativo y los programas con gobiernos u otras corporaciones de dudosas intenciones.
  3. La satisfacción tanto de Jose como por mí parte es triple pues se ha resuelto el problema inicial, se ha creado una nueva experiencia no traumática además de satisfactoria y se ha roto el mito de que GNU/Linux es una cosa para físicos nucleares que hacen todas sus tareas con una consola en modo texto (aunque no los excluimos, ¿eh?). Tengo que reconocer que la trampa ha sido hablar en todo momento de Debian y hacer hincapié en el olvidarse del tema virus, pero la estrategia ha funcionado y ahora que está tan contento, gente de mi familia también quiere pasarse a Debian. En un mi entorno, principalmente windowsero, escucho muchas quejas por el spyware, hasta el punto de que muchos lo ven como un mal necesario o secundario. Esto es especialmente delicado y fácilmente solucionable migrando a software libre.

1. El Software Libre es una alternativa REAL

Una de las mayores pegas que encuentro en mi entorno a la hora de animarse a una migración a Debian GNU/Linux (u otra distribución libre) es la idea de que no vamos a poder hacer lo mismo que con Windows o que no van a funcionar las cosas como deben. Si bien es cierto que los fabricantes de hardware tienen la última palabra para decidir si liberar sus especificaciones o no (y por ende, que cualquier persona pueda programar drivers libres para los componentes), de un tiempo a esta parte grandes actores en el mundo de la informática (Intel y Nvidia, por mencionar dos pesos pesados) están dando pasos importantes para difuminar cada vez más las diferencias a nivel de soporte entre Windows, OS X y GNU/Linux.

Hay que reconocer que sus apuestas no son libres ni en su concepción ni en su ejecución (en la mayoría de los casos se limitan a ofrecer drivers privativos, muchas veces sin soporte) pero que una persona pueda tener la misma versión de drivers para su tarjeta gráfica en GNU/Linux que en Windows u OS X es un punto de inflexión que están aprovechando, sobre todo, Ubuntu y sus derivados. No hay más que ver qué era Steam desde su primera versión beta, lo que es ahora (y por supuesto, lo que será con Steam OS y Steam Box) y la huella que está dejando en el mundo del gaming en ordenadores personales.

De todas maneras, también se tiene que destacar que si no queremos “estar a la última” a nivel de hardware el nivel de soporte es más que aceptable para cualquier usuario medio. En el Acer Aspire One de Jose, por ejemplo, todos sus componentes funcionan con software libre. En mi workstation, ídem de lo mismo, incluso la aceleración gráfica se realiza mediante un driver libre (nouveau). Y sí, obtendría más rendimiento con los drivers oficiales cerrados de Nvidia, pero tengo una gran gama de juegos también libres que corren bien con esta configuración. Ahora estoy probando 0 AD. (un RTS similar a Age of Empires) y es impresionante el nivel de detalle gráfico y lo currado que está todo el motor de juego. Por no hablar del modelo colaborativo para documentar cada civilización jugable. Una joya.

2. Quiero libertad en todos los aspectos de mi vida

A mí es que me parece de lógica, pero entiendo que a muchas personas no familiarizadas con el uso de las nuevas tecnologías estos temas les suenen a chino (o a castellano, si son chinos). Sí que hay otros conceptos que son familiares. Por ejemplo, que las nuevas tecnologías nos pueden facilitar mucho la vida si son fáciles y agradables de utilizar. En este sentido, un ordenador (ya sea un portátil, un sobremesa, una tableta, un móvil) es una máquina electrónica con capacidad de realizar miles de tareas sólo limitadas por la imaginación y el talento de las personas que sean capaces de hacer “cosas” (software) que exploten sus posibilidades.

Para resumir: en nuestras casas, en nuestros puestos de trabajo, en las administraciones públicas, en establecimientos comerciales y hasta en nuestros bolsillos tenemos máquinas potencialmente “mágicas”, que son capaces de escribir una simple nota de texto o de realizar en 3D el plano de la nueva escuela pública de tu ciudad. Pero esos microchips necesitan una “capa digital” (volvemos al software) para que realicen sus funciones, y si dejamos que esas capas digitales sean propiedad exclusiva de megacoporaciones como Adobe, Microsoft o Apple nos encontraremos que el mercado (y la vida, recordemos que vivimos en un mundo dominado por el capitalismo) se modelará al gusto de estas empresas y, en consecuencia, serán estas las que marquen el ritmo de la innovación y de la explotación de las nuevas tecnologías con unos intereses muy marcados y obvios: obtener el máximo de beneficios.

Si yo exijo transparencia en la política en todos sus niveles, si quiero saber cómo funciona y cómo se toman las decisiones (aunque no sea capaz de tomarlas yo mismo o de realizar las funciones que hacen ciertos estadistas), creo que es lógico que exija también transparencia en el software, que hace que el hardware al que tengo acceso pueda realizar unas funciones u otras dependiendo de cómo se esté explotando. Aunque no entienda el código fuente del programa de la declaración de la renta (el famoso PADRE), creo que tengo el derecho a que todo el mundo vea cómo está construido para que otra persona que sí entienda el código fuente avise de posibles errores o incluso de código malicioso que vulnere una o varias de tus libertades más elementales. El mismo ejemplo es aplicable con el caso de la alimentación: aunque no sepa o entienda el proceso de producción de una producto alimenticio, tengo el derecho a saber qué ingredientes lleva y que posibles consecuencias puede tener su ingesta en mi organismo. Pues lo mismo con el software.

3. Cooperar es mejor que competir

Si hay alguien que aún hoy, en 2014, quiera discutir sobre esta afirmación, después de comprobar las barbaridades a las que puede llegar la explotación del hombre por el hombre por el afán de competir y tener poder, es que es que su vida se basa en la competición y que va ganando. No encontrarás a ningún paria que te diga que es mucho mejor competir que cooperar para alcanzar el progreso humano universal porque sabe de antemano que las reglas neoliberales, esas que dictan la libertad en el mercado, están trucadas y que impera el tanto tienes, tanto vales. Y por tanto si partes del no tener nada, no vales nada, y muy difícilmente valdrás algo en la vida.

En la vida, como en el software, si queremos aspirar a una sociedad libre, tenemos que apostar por modelos colaborativos y cooperativos abiertos, pues no podemos arriesgarnos a que el poder emancipador de las nuevas tecnologías (impulsado en gran medida por Internet y otros proyectos de redes libres como Guifi.net) se diluya en una estructura controlada por empresas multinacionales con intereses diversos siempre en conflicto con el reparto de riquezas y, en consecuencia, con el progreso universal. La neutralidad de la red no sirve de nada si no tenemos acceso a ellas mediante máquinas libres.

Tampoco hay que olvidar que es a nivel local donde se detectan las necesidades de las personas que conviven en sociedad, y que optar por modelos piramidales en lugar de modelos cooperativos eliminará cualquier atisbo de democracia en el consumo y en la producción de ideas (entre otros aspectos) que puedan beneficiar al mayor número de gente sin discriminarlo por motivos puramente económicos.

Imagen de cabecera: cyric80

4 comentarios en “Por qué SOLO uso GNU/Linux”

  1. Aprovecho para hacer un pequeño llamamiento. Si realmente quereis utilizar Software Libre, pensad que todo el software de vuestra distribución debería ser libre. Es mejor utilizar distribuciones 100% libres, como Trisquel, una española, desarrollada en la universidad de Vigo.

    Desgraciadamente, hay veces que no podemos escoger entre Win o GNU, como en el trabajo, que hay l que hay y a tragar… Pero no dudéis en insisitir para que buestros jefes vean las ventajas de liberar el software de nuestros equipos informáticos. A ver si yo lo consigo pronto, o me echan por pesado xD

    1. Gracias por el comentario BGBgus :). ¡No sabía que Trisquel era española! Tengo una ISO aquí para probar en una máquina virtual o en otro equipo. Y la verdad es que tu llamamiento se hace cada día más necesario. Yo me aplico el cuento y sólo uso los repositorios main en mis Debian.

      fran@corsair:~$ vrms

      No non-free or contrib packages installed on corsair! rms would be proud.
      fran@corsair:~$

      Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *